Todo proyecto que se jacte de tener un proceso eficiente debe cumplir con dos reglas básicas: Ser testeado antes de ser lanzado y optimizar tiempos de desarrollo. Y es justamente aquí donde queremos detenernos. Imaginemos por un instante el siguiente escenario: el equipo de una empresa tecnológica está trabajando en la integración de una aplicación, mientras que otro equipo, de la misma empresa, necesita usar dicha app para solucionar un problema. En una situación típica, los dos grupos no podrían trabajar al mismo tiempo, con lo cual deberían esperar hasta que el otro termine su tarea, limitando así la carga de trabajo y la colaboración, en este caso, entre el equipo de desarrollo y el de operaciones de TI. En otras palabras, se disminuye el rendimiento y se retrasa la fase de producción, con la correspondiente demora en la entrega del producto. Dichos percances son problemas que con mayor planificación pueden evitarse. Por eso y para eso existen los Equipos de Desarrollo Agiles. Pero ¿qué es un equipo de Desarrollo Ágil?

Conversamos con Manuel Santiago, Director Agile de Kibernum, empresa dedicada a potenciar desarrolladores para convertirlos en equipos de alto rendimiento, enfocado en implementación de productos digitales.

“Un Equipo de Desarrollo, se entiende como un equipo enfocado en el Desarrollo de Software, y un equipo es considerado ágil, cuando pone en el centro al cliente y busca la entrega de valor temprana y permanente, incorporando en su pensamiento y dinámica principios del manifiesto ágil, que se agrupan en trabajo en equipo, ciclos cortos de trabajo con entrega de valor a cliente, inspección permanente del trabajo realizado y acciones de mejora continua. Lo anterior permite tener procesos iterativos e incrementarles de desarrollo, hasta llegar a construir el producto que contenga la visión final deseada por el cliente, impactando favorablemente en su nivel de satisfacción.” comenta Manuel.

Entonces, otro punto importante al cual poner atención, si estás pensando en un nuevo proyecto, es considerar ciclos de trabajo cortos mediante los cuales puedas testear y asegurarte que todo esté funcionando a la perfección. De esta forma resulta lógico que el margen de error se reduzca notoriamente, versus una empresa que no sigue dicha forma de trabajo.

Manuel estima un crecimiento del mercado actual de los Equipos de Desarrollo Ágiles, puesto que cada vez son más necesarios para que las empresas optimicen sus recursos y por sobretodo, sus tiempos. Manuel dice: “Dado que el entorno de las empresas, en diferentes industrias está en constante cambio, se hace necesario un modelo que permita validar hipótesis con una constante retroalimentación de los clientes para ir adaptando los productos a sus reales necesidades.”

Finalmente, para el Director de Kibernum, hoy los Equipos de Desarrollo Ágiles buscan aportar a las organizaciones fluidez en la entrega de valor hacia los clientes, para lograr lo anterior es importante considerar que las personas están por sobre los procesos, que es relevante la colaboración cara a cara con el cliente en vez de contratos estrictos, y mantener una alta adaptabilidad frente a los cambios, por sobre una planificación estricta. Lo anterior permite reducir los tiempos de entrega de productos, costos operativos, aumentar la rentabilidad y posicionar a la organización con una ventaja competitiva en la industria.

Nos quedamos con el mensaje de Manuel para contribuir en la mejora de las empresas tanto chilenas como del mundo:

“Hay que lograr escenarios competitivos a la hora de desarrollar productos digitales, para lo anterior, es relevante cambiar la visión respecto a la entrega de valor, el gran error es que hoy la empresa busca satisfacer necesidades de áreas internas por sobre las del cliente final, que es la única razón de ser de cada compañía, dado que son quienes los miden con su fidelidad y preferencia”.