Vive hace 10 años en Oregon (Estados Unidos) con su familia y reconoce ser testigo privilegiado de cómo la cultura de innovación y desarrollo de nuevas tecnologías mejoralacalidaddevidadelaspersonas. Suinquietudportraspasarelconocimiento adquirido fue tal que junto a su padre y hermana, viajaron a Chile durante sus vacaciones, con el objetivo de enseñarle a otros estudiantes, diferentes técnicas y procesos relacionados con innovación, tan potentes como la de Silicon Valley.

Sobre la metodología utilizada en los talleres, Sebastián comenta: ”Se trata de identificar un problema y entenderlo a cabalidad, empatizar con la comunidad que se ve afectada, explorar la situación actual para no inventar la rueda y recién ahí idear la solución e implementarla. No es enseñar tecnología porque sí, es enseñar a innovar resolviendo problemas”.

A pesar de que le falta un año para ingresar a la Universidad, el chileno con base de Estados Unidos, ya cuenta con financiamiento para desarrollar uno de sus tantos inventos, el prototipo de un dispositivo para mantener las vacunas frías por dos días sin usar electricidad, gracias a la Fundación Bill y Melinda Gates.

“Estamos impresionados de la mentalidad de Sebastián, que nos demuestra que para innovar no se necesitan tantos recursos” asegura Pamela Gidi, Subsecretaria de Telecomunicaciones, tras reunirse con el joven estudiante junto con otras autoridades.